La instalación eléctrica: la acometida y la caja de protección

[També en: català] [Euskaraz ere eskuragarri] [Tamén en galego]

Cuando hablamos de la instalación eléctrica, para algunas personas puede ser sencillo  reconocer las distintas partes en el interior de la vivienda: enchufes, cableado, cuadro eléctrico y contador. 

Ahora bien, a veces es útil conocer qué hay más allá: dónde empieza la red de la empresa distribuidora y hasta dónde llega la instalación eléctrica de tu vivienda. Por ejemplo, es importante tener claro estos conceptos si te encuentras con una incidencia eléctrica en la instalación, y tienes la duda de si necesitas poner una reclamación o no

A continuación te explicamos qué elementos se encuentran en la frontera entre la red de distribución y la instalación eléctrica individual y sobre quién recae la responsabilidad de su mantenimiento. 

La acometida eléctrica

La acometida se suele encontrar en la parte exterior del edificio y es un cable que va desde la red eléctrica de la distribuidora hasta la caja general de protección. Una acometida puede ser aérea (sobre la fachada o en un palo), subterránea o mixta y es responsabilidad de la compañía distribuidora

La caja de protección  

La caja general es un elemento fundamental y a menudo es la gran desconocida de las instalaciones eléctricas. Es donde llega el cable que lleva la electricidad de la red eléctrica e  incorpora fusibles y un interruptor general con el objetivo de garantizar la seguridad de la instalación. También tiene una función de protección frente a cortocircuitos, sobrecargas o averías. 

Conocer la caja de protección es muy importante porque es donde comienza la instalación eléctrica particular y es a partir de este punto donde la persona titular se hace responsable del mantenimiento de la instalación eléctrica, así como de todos los elementos que explicamos a continuación.

Existen dos tipos de cajas de protección en función del número de suministros que protegen. La caja general de protección es la que encontraremos en comunidades vecinales y es común por todos los suministros. En cambio, si se trata de viviendas apareadas o suministros aislados, encontraremos la caja de protección y medida donde, aparte del resto de elementos, también se aloja el equipo de medida. 

Caja general de protección (CGP)

Es donde llega el cable que lleva la electricidad de la red eléctrica a una comunidad vecinal e incorpora fusibles y un interruptor general. El objetivo de la CGP es garantizar la seguridad de la instalación y protegerla frente a cortocircuitos, sobrecargas o averías. 

Caja de protección y medida (CPM)

En las viviendas unifamiliares suele haber otro elemento, la caja de protección y medida (o CPM) que incluye los elementos de la CGP y donde se añade el equipo de medida. 

             

Caja de protección y medida de una vivienda aislada

   

Línea general de alimentación (LGA)

En edificios con suministro individual la línea general de alimentación (o LGA) es el cableado que une la CGP con el equipo de medida. En edificios con varios suministros, la LGA une la CGP con la centralización de contadores. Este cableado suministra toda la potencia eléctrica que solicita el edificio. 

Cabe destacar que, por motivos de seguridad y de acuerdo con la normativa vigente, si necesitas acceder a la CGP o a la LGA, tendrás que contactar antes con la distribuidora. Esta indicará si es necesario enviar personal técnico propio o si puedes contratar por tu cuenta con una empresa especializada para que lo haga.

Centralización de contadores 

La centralización de contadores es un espacio único en el que se localizan todos los contadores de un mismo edificio. Es lo más habitual en comunidades vecinales de un mismo bloque de pisos, por ejemplo.

La centralización de contadores es una estructura con varios elementos:

  • Interruptor general de maniobra: se utiliza cuando se quiere interrumpir la corriente. 
  • Embarrado general y fusibles de seguridad: la tensión trifásica de la red se convierte aquí en monofásica, que es la que suelen emplear las viviendas. También se añade un fusible de seguridad por cada punto de suministro.
  • Equipo de medida: es el contador que mide el uso de energía realizado. Incluye todos los contadores necesarios.  
  • Derivaciones individuales: es el cable eléctrico que lleva la energía eléctrica desde el contador hasta el cuadro de interruptores de un suministro concreto, como una vivienda. 
  • El embarrado general está compuesto por cuatro barras de cobre, una por cada fase y otra por el neutro. Su función es conectar el interruptor general de maniobra con los contadores y es dónde se instalan fusibles de seguridad para cada suministro. 
  • El embarrado de protección es un conjunto de barras de cobre que se encuentran después de los contadores y que los conectan, a través de unos bornes, con las derivaciones individuales. De esta estructura también sale la toma de tierra, destinada a proteger el edificio de descargas externas.

El cuadro eléctrico o cuadro general y mando de protección

En el caso de una vivienda, el cuadro eléctrico o cuadro general se suele situar en la entrada de la vivienda en cuestión, y aloja todos los dispositivos de seguridad y protección de la instalación interior. Para más información puedes consultar el siguiente artículo: Conoce tu cuadro eléctrico y protege tu instalación contra alteraciones

La instalación de enlace

Todos los elementos que acabamos de ver se integran en lo que conocemos como instalación de enlace, que se define como el conjunto de estructuras que unen la red eléctrica de la distribuidora con la instalación interior de la persona usuaria. 

Es importante tener en cuenta que, ante la duda sobre el correcto funcionamiento de cualquiera de los elementos que acabamos de ver, lo más adecuado es que contactes con una persona técnica autorizada. Esta revisará la instalación y podrá orientarte si es necesario llevar a cabo alguna actuación. El buen funcionamiento de estos elementos protege tanto tu instalación como el resto de instalaciones cercanas.

Necesitas más ayuda? Contacta Contacta