Conoce tu cuadro eléctrico y protege tu instalación contra alteraciones

[També en: català] [Euskaraz ere eskuragarri] [Tamén en galego]

El cuadro eléctrico es un conjunto de componentes que protegen la instalación eléctrica y a las personas usuarias; representa un elemento clave en tu instalación eléctrica. Conocer cuáles son y cómo funcionan sus componentes puede resultar muy útil en caso de incidencia. Técnicamente se conoce como el cuadro de mando y protección (CMP)

El cuadro debe encontrarse en una caja normalizada, cerca de la puerta principal si se trata de viviendas o locales, o suficientemente escondidos, si se trata de puntos de suministro de pública concurrencia.

Un cuadro eléctrico en mal estado puede ser fuente de problemas

Los elementos del cuadro eléctrico se instalan para proteger de riesgos eléctricos tanto a las personas como los aparatos eléctricos. Con todo, a veces, estos elementos pueden dejar de funcionar, ya sea a causa de una avería, porque diferentes alteraciones han acortado su vida útil o, sencillamente, porque esta se ha agotado. 

Por este motivo es muy recomendable que se haga revisar periódicamente tanto la instalación como el cuadro eléctrico. Esto ayuda a garantizar su buen funcionamiento y evitar posibles averías de sus electrodomésticos. Aunque las revisiones periódicas no son obligatorias para las viviendas, sí lo son los negocios y locales destinados al público. El Reglamento electrotécnico de baja tensión (REBT) define cada cuánto deben llevarse a cabo (pueden ser cinco o diez años). 

A continuación te explicamos para qué sirven cada uno de los elementos del cuadro de mando y protección.

Interruptor diferencial (ID)

El interruptor diferencial protege a las personas de posibles calambres por un electrodoméstico estropeado. Cuando hay una fuga de corriente por una derivación a tierra en el equipo o circuito a proteger, o cuando la persona toca o pone en marcha un aparato eléctrico averiado, el interruptor diferencial lo detecta y se desconecta.

Este interruptor dispone de un botón que permite comprobar su estado. Si al pulsar este botón la instalación se queda sin corriente, indica que funciona correctamente. Si por el contrario, la vivienda o local sigue teniendo luz, significa que ya no es funcional y se deberá sustituir por uno nuevo. En todos los casos, las empresas fabricantes suelen recomendar hacer una prueba mensualmente para verificar su buen funcionamiento. 

El interruptor diferencial rearmable

Se trata de un tipo de interruptor diferencial, que se puede instalar de manera opcional. Es recomendable si pasas mucho tiempo fuera de casa; está programado para volver a reconectarse de forma automática en caso de alteración eléctrica, y permite que vuelva a haber luz. 

A la izquierda, un ID monofásico; a la derecha, un ID rearmable monofásico. 

Interruptor general automático (IGA)

El interruptor general automático interrumpe el suministro eléctrico cuando detecta que se supera la potencia máxima que puede soportar la instalación eléctrica. Esta potencia máxima está definida en el boletín eléctrico de cada instalación. Hay que diferenciarlo del interruptor de control de la potencia, que solo interrumpe el suministro si se supera la potencia contratada. 

Interruptor de control de potencia (ICP)

Este interruptor controla que la potencia utilizada no supere la potencia contratada. Con la puesta en marcha de los equipos de medida con telegestión, ya no es obligatorio que este elemento figure en el cuadro eléctrico, ya que ha sido sustituido por el ICP digital que se encuentra en el interior de los nuevos contadores. Para más información, puedes consultar el siguiente artículo, que habla de ello: El interruptor de control de potencia o ICP.

Pequeños interruptores automáticos (PIA)

Protegen la instalación de los incidentes producidos por sobrecargas o cortocircuitos en cada uno de los circuitos interiores de la instalación eléctrica. De este modo, solo se desconecta el interruptor afectado, continúa habiendo suministro en el resto de la instalación y permite localizar la sobrecarga. Normalmente están identificados con etiquetas en el cuadro eléctrico (iluminación, cocina, calefacción, etc.).

Protector contra sobretensiones (PCS)

Los protectores contra sobretensiones sirven para evitar que los aparatos eléctricos de la vivienda se puedan averiar o bien se les pueda reducir la vida útil debido a sobretensiones (con independencia del motivo por el que se hayan producido). Son de dos tipos, dependiendo de si protegen el circuito eléctrico de sobretensiones transitorias o permanentes

El reglamento eléctrico de baja tensión en vigor desde el año 2002 establece que las instalaciones deben disponer de sistemas de protección ante estas sobretensiones. Si no dispones de estos elementos, te recomendamos que las hagas instalar por personal técnico cualificado.

Necesitas más ayuda? Contacta Contacta