Modificación de la potencia contratada

[També en: català] [Euskaraz ere eskuragarri] [Tamén en galego]

¡ATENCIÓN!

A partir de la entrada en vigor de las nuevas tarifas, el 1 de junio de 2021, se establecerá un periodo en el que los trámites de las modificaciones de potencia no tendrán ningún coste, siempre que no conlleven un aumento de la potencia contratada. Esta gratuidad del trámite durará hasta el 1 de junio de 2022, será por dos veces y estará condicionada a que la modificación no implique que la empresa distribuidora tenga que desplazar personal técnico para hacerla efectiva.

Puedes modificar la potencia de un contrato de luz mediante la Oficina Virtual. Al final de este artículo, encontrarás detallados los pasos para solicitar una modificación de potencia en la Oficina Virtual.

Una vez hayas enviado la solicitud, el cambio se hará efectivo en un plazo de entre una y tres semanas, momento en que te mandaremos un correo electrónico donde te informaremos que la modificación se ha efectuado correctamente.

El coste de una modificación de potencia depende de la tensión que tenga el punto de suministro en cuestión. Lo habitual en ámbito doméstico, pequeñas empresas, despachos, oficinas... es la baja tensión. En caso de que el punto de suministro esté en alta tensión (habitual en polígonos industriales y zonas aisladas) puedes consultarnos enviando un correo a modifica@somenergia.coop.

Puntos de suministro en baja tensión

Reducir la potencia

Si el punto de suministro es en baja tensión, bajar la potencia tiene un coste regulado por ley de 10,94 euros (IVA incluido), que cobrará la compañía distribuidora a través de nuestra factura.   

Aumentar la potencia

Para puntos de suministro en baja tensión, el aumento de potencia también tiene un coste regulado por ley de 10,94 euros, pero en este caso, además, también se tendrá que pagar 44,86 euros por cada kW de aumento. Estos importes los cobrará la compañía distribuidora a través de nuestra factura. Excepcionalmente, algunas distribuidoras también cobran la parte proporcional del depósito de garantía (depósito que se paga en el momento de dar de alta un punto de suministro).

Según el reglamento del mercado eléctrico, en el caso de haber reducido la potencia contratada, durante los siguientes tres años se podrá volver a aumentarla hasta el valor anteriormente contratado pagando 23,84 euros por kW de aumento en lugar de los 44, 86 euros mencionados anteriormente.

Requerimientos y condiciones a tener en cuenta

Hay que tener presente que por ley las distribuidoras de electricidad solo tienen la obligación de aceptar una solicitud de modificación de potencia cada 12 meses (RD1955/2000). Por lo tanto, si se pide una modificación de potencia cuando todavía no haya pasado un año desde la última petición, muy probablemente  será rechazada. [1]

La compañía distribuidora puede exigir un nuevo boletín de reconocimiento de instalación de baja tensión si este ya está caducado (a los 20 años) o si el boletín vigente marca una potencia inferior a la nueva solicitada. Si fuera así, te lo haremos saber por correo electrónico.

En caso de tramitar un aumento de potencia, si en tu instalación hay un ICP (interruptor de control de la potencia), probablemente será necesaria su sustitución o retirada para disponer del total de la nueva potencia contratada.

Si no tienes claro cuál es la potencia que necesitas, te recomendamos el artículo siguiente: ¿Cómo puedo saber la potencia que necesito?

Pasos para solicitar un cambio de potencia

Puedes modificar la potencia de cualquiera de tus contratos de luz desde la Oficina Virtual iniciando sesión con tu usuario y contraseña. Una vez dentro, encontrarás la opción en el apartado de "Contratos":

Después, puedes seleccionar la modificación de la potencia.

Así como especificar la potencia a contratar.

Si aún no tienes activa tu Oficina Virtual puedes hacerlo de manera fácil y rápida siguiendo los pasos que se indican en el siguiente enlace:  Acceder por primera vez a la Oficina Virtual

[1] En la práctica la mayoría de distribuidoras solo aplican el RD cuando se quiere reducir la potencia contratada, y si se ha hecho una modificación de potencia en los últimos 12 meses, sea de subida o de bajada, rechazan la reducción. Algunas distribuidoras pequeñas son mucho más exigentes con la normativa y limitan más las modificaciones y aplican el RD en todos los casos.


Necesitas más ayuda? Contacta Contacta