¿Cómo puedo saber la potencia que necesito?

La potencia tiene una gran afectación en el coste final de la factura y por ello es importante tenerla bien ajustada a las necesidades de nuestro día a día.

Si tenemos una potencia contratada demasiado elevada, estaremos pagando por algo que no estamos utilizando; en cambio, si tenemos una potencia contratada demasiado baja lo sabremos porque a menudo nos saltará el sistema de control de potencia y se interrumpirá momentáneamente el suministro de electricidad hasta que no reactivemos el ICP.

La potencia contratada óptima depende de los electrodomésticos que se necesitan tener funcionando al mismo tiempo. Hay que tener en cuenta las diferentes estaciones del año; en invierno quizás se necesitará calefacción eléctrica y en verano, aire acondicionado.

La normativa actual solo permite una reducción de potencia cada 12 meses; en cambio, sí que se pueden solicitar más de un aumento de potencia al año si es necesario, siempre y cuando se cumpla con la normativa de seguridad.

En el siguiente video te explicamos más detalladamente qué es la potencia contratada, cómo saber qué potencia es la idónea en cada caso y cómo modificarla, si es necesario.

Otros recursos que nos pueden ayudar:

Otra opción que tenemos es medir la potencia que estamos utilizando en un determinado momento con un amperímetro de pinza. En ese caso, podemos contactar con algún electricista para que nos ayude.

Para contratos con tarifa 3.0A, con más de 15 kW de potencia contratada, consulta este enlace.

Para contratos de comunidades vecinales con ascensor, consulta este otro enlace.

Necesitas más ayuda? Contacta Contacta