¿Qué es la autoproducción?

La autoproducción es la generación de energía eléctrica renovable por parte de quien la utiliza, ya sea una persona (que la utiliza en su hogar particular), una empresa o comercio, un equipamiento de servicios ...

La forma más habitual de autoproducción, actualmente, es la fotovoltaica, aunque también existen alternativas tales como aerogeneradores domésticos que transforman la energía eólica en eléctrica.

El principal objetivo de la autoproducción es el autoabastecimiento energético (total o parcial) pero también la gestión del excedente.

  • Autoabastecimiento energético: significa generar la propia energía que utilizas. Para aumentar el autoabastecimiento es importante desplazar el máximo posible usos de energía hacia las horas de producción de energía. Por ejemplo, en el caso de autoproducción fotovoltaica programando lavadoras o lavavajillas en momentos de máxima producción que son las horas centrales del día. En caso de no disponer de baterías o algún otro sistema de almacenamiento, para aprovechar la energía generada será necesario utilizarla exactamente en el mismo momento en que se genere.
  • Excedente energético: se refiere a aquella energía que no puede almacenar ni utilizar en el mismo momento en que se genera. Excepto en los casos en que hay un sistema antivertido, esta energía pasa a través del contador y se vuelca a la red eléctrica para que otras personas puedan hacer uso. En el siguiente artículo se explican las distintas modalidades de autoproducción renovable doméstica a las que nos podemos acoger según el nuevo Real Decreto 244/2019. Este abre la puerta a la compensación simplificada de excedentes, que favorece que las instalaciones terminen inyectando a la red, la energía que no se utiliza.

Optar por alguna de las modalidades con excedentes repercute directamente al medio ambiente, ya que es energía verde que se utiliza y no se pierde. Evita así que se tenga que generar más energía y reduce las emisiones de CO2. Por otra parte, la compensación de los excedentes volcados en la red hace que la instalación se amortice antes.

Para más información, véase esta noticia sobre el nuevo Real Decreto de Autoproducción.

Instalaciones fotovoltaicas

El tipo más habitual de instalaciones con autoproducción, en la actualidad, son las instalaciones fotovoltaicas.  En los casos de instalaciones conectadas a la red, constan de los siguientes elementos básicos:

  • Paneles fotovoltaicos: generan electricidad a partir de la luz solar.
  • Inversor: convierte la corriente continua de los paneles en corriente alterna.
  • Protecciones: interruptores que saltan en caso de sobretensiones o pérdidas.
  • Baterías (opcional): almacenan y aportan electricidad en los momentos en los que no hay producción.

Las instalaciones de autoproducción presentan una alta eficiencia energética ya que la electricidad se utiliza el mismo lugar donde se produce, evitando pérdidas por transporte.  

Enlaces de interés

Necesitas más ayuda? Contacta Contacta