Cómo reducir los usos permanentes de electricidad

[També en: català] [Euskaraz ere eskuragarri] [Tamén en galego]

Los electrodomésticos y otros aparatos eléctricos a menudo utilizan electricidad incluso cuando no los estamos utilizando. 

El uso eléctrico que hay cuando el aparato está en reposo ( standby) o uso permanente es la electricidad que utiliza cuando no está realizando su función principal, pero en cambio está conectado a una fuente de alimentación y está preparado para ser utilizado. Por ejemplo, un televisor, después de que lo apagues con el mando a distancia, continúa usando un poco de energía para mantener activa la función de control remoto, para que lo puedas encender, cuando quieras, a través del mando a distancia. 

Estos "vampiros energéticos" acaban teniendo un impacto en las facturas de electricidad. Pero el coste no es solamente económico. La electricidad utilizada para mantener el standby de estos dispositivos representa un gran número de emisiones que contribuyen al calentamiento global, y que se podrían evitar fácilmente.

Si no has tenido nunca cuidado, con un poco de motivación y atención puedes reducir este uso permanente en la mitad o más. 

Cómo identificar qué aparatos hacen uso eléctrico estando en reposo

Normalmente los equipos que tienen un uso eléctrico permanente, aunque no en funcionamiento, son aquellos que: 

  • Tienen una pantalla digital o un control remoto encendido continuamente: por ejemplo, televisores, reproductores de DVD, ventiladores eléctricos, lavadoras, microondas y equipos de sonido. Aunque apaguemos el aparato con el mando a distancia, este se mantiene en reposo para mantener funciones, como el sistema de control remoto o la pantalla de visualización.
  • Tienen una fuente de alimentación externa: cargadores de teléfonos móviles, ordenadores portátiles, etc. Aunque el dispositivo de carga principal del aparato esté apagado, la unidad de alimentación externa del dispositivo todavía está utilizando electricidad en forma permanente. 
  • Tienen batería recargable incorporada y dispositivo de carga: teléfonos inalámbricos, cargadores de batería, etc. Puede que estos equipos continúen utilizando electricidad aunque la batería esté completamente cargada.

Entre los aparatos con modo de espera podemos incluir: módem de banda ancha, rúter wifi, teléfono inalámbrico, ordenador (tanto de mesa como portátil), monitor de ordenador, tableta, impresora, cargador para teléfono móvil, batería de seguridad, televisor, reproductor de vídeo, cámara de vídeo, consola de videojuegos, ventilador eléctrico, cepillo de dientes eléctrico, máquina de afeitar, etc.

Consejos y medidas a tener en cuenta

  1. Desconectar, inmediatamente después de usarlos, los dispositivos que no utilizan o se utilizan raras veces.
  2. Cuando salgas de casa por períodos largos, apaga o incluso desconecta los aparatos eléctricos de los enchufes. 
  3. Conecta los dispositivos a una regleta de enchufes con interruptor, para poder desconectarlos todos de golpe. 
  4. Ajusta la configuración de energía de los equipos electrónicos cuando sea posible. Por ejemplo, poner en reposo el ordenador después de un tiempo de inactividad o apagarlo cuando preveas no usarlo durante bastante rato. 
  5. Cuando tengas que cambiar un equipo electrónico, si es posible, compra el nuevo con la etiqueta ENERGYSTAR, ya que minimiza el uso de energía tanto para modos inactivos como para modos activos. En el ámbito europeo, la etiqueta EU Ecolabel, también es interesante, ya que garantiza un cierto nivel de eficiencia energética, siempre que el aparato en cuestión se configure o se programe para ahorrar energía.

Básicamente, la manera más eficaz y sencilla de reducir el uso de energía en espera es apagar o desconectar los electrodomésticos y dispositivos tras usarlos.

Artículos relacionados

Ficha eficiencia energética dispositivos móviles (IDAE)

Necesitas más ayuda? Contacta Contacta