Energía reactiva: qué es, efectos en la factura y cómo eliminarla

La energía reactiva aparece en las instalaciones eléctricas cuando se utilizan aparatos que necesitan crear campos magnéticos y eléctricos para su funcionamiento. Es decir, aparatos que disponen de bobinas y condensadores. Por ejemplo, los motores de los frigoríficos y congeladores, los fluorescentes o los transformadores, entre otros.

Esta energía es molesta para la distribución, ya que incrementa las pérdidas en las redes eléctricas. Por esta razón se crearon recargos para los excesos de consumo de este tipo de energía.

La energía reactiva también provoca una bajada de potencia en tu instalación, lo que obliga a tener una potencia contratada mayor.

La energía reactiva se mide en kVArh (kilovoltioamperios reactivos-hora)

Las penalizaciones por energía reactiva:

Un consumo excesivo de energía reactiva se penaliza con unos recargos para las tarifas siguientes, con o sin discriminación horaria.

Tarifas 2.0A y 2.1A

Para estas tarifas, se factura únicamente si la energía reactiva supera el 50% del consumo de energía activa.

Tarifas 3.0A y 3.1A

Para estas tarifas por encima de 15kW, los recargos se aplicarán en los períodos P1 y P2. El P3 queda ausente de penalizaciones por reactiva.

Si el consumo de nuestra energía reactiva es inferior al 33% de la energía activa consumida, no habrá penalización. Este 33% nunca se paga. Se paga cada kVArh de más si nos pasamos de este 33%.

Coste económico de la reactiva

Para todas las tarifas, el coste del recargo por reactiva es:

Si el consumo de nuestra energía reactiva es superior al 33% de la energía activa consumida, pagaremos 4,1554 ct por kVArh de más.
Si el consumo de nuestra energía reactiva es superior al 75% de la energía activa consumida, pagaremos 6,2332 ct por kVArh de más.

Referencias:   BOE -A-2001-20850 BOE -A-2005-21100 BOE -A-2009-21173.

Cómo eliminar el coste por energía reactiva

La opción más habitual es compensar la energía reactiva instalando una batería de condensadores.

En estos casos recomendamos contactar con un técnico o una empresa especializada que nos propondrá soluciones para bajar la energía reactiva. Es importante pedir diferentes presupuestos y tener claro el tiempo en que se recuperará la inversión. Normalmente el período de retorno es bajo, así que vale la pena estudiar el caso.

Necesitas más ayuda? Contacta Contacta